Thursday, February 8, 2007

Cruzando líneas

Echo el patín al suelo, me subo de un salto y me impulso hacia delante…

En ese instante la realidad cambia, yo cambio. Todo mi cuerpo se relaja, respiro mejor, la sangre de mi corazón fluye más suavemente, me siento ligero… el viento en mi cara limpia la expresión de angustia y preocupación, para rescatar la sonrisa y la mirada del niño. El niño que en su cuarto se siente protegido y juega sin descanso, como si la vida se redujese a divertirse con un juguete, sobre unos cojines, mientras le dejen.

Observo la plaza y a los otros skaters. Están concentrados en su siguiente truco, la mayoría de ellos no compite sino contra sí mismos. Como en cada grupo humano, hay todo tipo de personajes: los tranquilos, los simpáticos, los serios, agresivos, apáticos, vacíos, competitivos, vitalistas, sociables, solitarios, educados, insoportables, tímidos, arrogantes, los sectarios, los que sólo disfrutan de su hobbie… de diferente edad, posición social y nivel de skatin’. Tener el patín en común con ellos te acerca a conocer algo de sus vidas, un espectro de posibilidades que siempre es interesante: Desde el delincuente hasta el niño rico, del currante al señorito, del paleto al modernillo, del buena persona al miserable. De todos se aprende mucho más que un truco nuevo.

Me pongo los auriculares y ruedo hacia una zona vacía de la plaza. Una cantante folk americana me cuenta con suave voz, y agradables melodías, la amargura de la existencia, la dureza de las pruebas de la vida. Paso junto a unos escalones; al final de ellos se sienta un vagabundo. Tiene la cara quemada por el sol y está descalzo. A su lado un cartón de vino vacío le recuerda la razón de su resaca. Le habla a… nadie. Ha perdido la cabeza. Me pregunto cómo sería su vida, antes de dejar de ser un hombre. Vuelve a quedarse dormido, el ruido de mi patín le había molestado. Antes de romper a llorar decido hacer algo quizá egoísta: Me acerco a un bar y pido un café en vaso de plástico. El alcohólico ahora está medio dormido. Le doy un golpecito y le señalo el vaso. Espero a que lo coja y dé el primer sorbo antes de irme. Quizá egoísta porque lo he hecho por mí.

Decido ir patinando hacia otro spot. Miro al suelo mientras voy rodando… Observo cómo el nose va atravesando las líneas del pavimento, una tras otra… son rayas distintas, finas o gruesas, de distintos colores y texturas…

Son muchas las líneas que uno cruza cuando patina. Las leyes son unas ellas: está prohibido patinar en la ciudad. El inerte mobiliario urbano está diseñado para sentarse o apoyarse en él: Prefiero saltar dicho límite, sobre ese uso establecido, para deslizarme y aprovechar mi entorno en la manera que yo he decidido. Hoy tengo vida para regalar y el agraciado es ese pedazo de frío mármol.

¿Siguiente frontera? La edad: A mis años debería ir los domingos a sentarme en un bar y ver el fúmbol, ya soy grandecito para “jugar al monopatín”. Me encanta atravesar esta norma social y disfrutar patinando sin pensar en la fecha de nacimiento que pone en mi DNI.

Incluso para practicar un deporte hay que seguir un reglamento; en el skate, no. Basta con que te digan lo que no se puede, no se debe, o simplemente no es guay hacer con la tabla, para que intentes hacerlo ¿porqué no probar? ¡Vamos a darle un tiro!

Cuando patino siento que estoy VIVO.

La energía vital que me devuelve el patinar me inspira a seguir escribiendo líneas en papel, y a cruzar todas las que se pongan delante de mi tabla, ya sean surcos en la acera o estúpidas costumbres sociales. Estoy preparado para saltar y acostumbrado a caer. Muy acostumbrado a caer.

Siguiente línea, por favor.

3 comments:

oscar said...

Joder tio, has hecho que se me pongan los pelos de punta. Es bueno y agradable saber que hay gente que siente lo mismo que uno. Saludos campeon!!

Alfredo said...

Hará como doce años que no me subo a un skate, pero acabas de hacerme revivir aquellas sensaciones. Menuda prosa la tuya.

Creo que hay dos tipos de escritores: los que intentan sacar algo de lo que escriben para enriquecer su propia vida, o los que intentan sacar algo de su propia vida para enriquecer lo que escriben. Los primeros inventan lugares donde huir. Los segundos le echan cojones a la vida.

"La energía vital que me devuelve el patinar me inspira a seguir escribiendo líneas". No hace falta decir nada más.

Un abrazo, amigo.

Mr.Sofa said...

Hemos cruzado muchas lineas juntos y espero que aun nos queden muchas más.
Paradójico que contra más lineas atravesamos, más lineas nos quedan por atravesar.

Espero que la que está más próxima cronológicamente, nos ayude muchísimo en el futuro. Nos lo hemos currado!

1 saludo ;)